FLORILEGIOS 2016

El Genio de la Libertad (Dumont)

El Genio de la Libertad (Dumont)

El amor es la expresión emocional y socializada del sexo, mientras que éste es tan solo la socaliña de la vida para garantizar su propia subsistencia.

La política de hechos consumados: la dinámica más utilizada para llevar a cabo reiterados incumplimientos de normas eludiendo ser sancionado.

Vivir con total consciencia de nuestra capacidad de error nos lleva a estar más seguros de las conclusiones que alcanzamos, tras meditarlas.

No son los deportistas-artistas evasores los que tienen problemas con el fisco, somos el resto de ciudadanos cumplidores los que lo sufrimos.

En política, como en la vida, si tus convicciones son firmes no es excusable renunciar a ellas por alcanzar el poder o mejorar estatus social.

Cuando hallas a tu interlocutor en un nivel cultural inferior y tratas de rebajar el tuyo para no herirlo no te importe ser tú el lastimado.

Cuando la edad avanzada te alcanza corres el riesgo de comprobar que todo lo que no conseguiste fue consecuencia del miedo a no conseguirlo.

Vive cuestionándotelo todo sistemáticamente, te ayudará a despejar dudas, a salir del error y a vivir con la humildad de saberte equivocado.

Como si de la línea del tiempo se tratara, la opinión pública ha invertido la dirección del calificativo peyorativo fascista al de populista.

Acracia: ningún hombre es digno de juzgar a otro ni de disponer de su vida. El juez es un subproducto del poder para su propia subsistencia.

Si no lees tendrás que creer lo que te digan. Si lees aprenderás por ti. Si lees mucho discernirás lo que no necesitas aprender de lo que si.

La irresponsabilidad de quienes ignoran sus propias incapacidades y creen tener las soluciones, les inducen a asumir responsabilidades que sufrimos todos.

Hay personas que nunca tienen tiempo porque administran el que tienen para todo lo que necesitan. Otras simplemente no tienen tiempo de nada.

Mi abuelo, hombre sabio donde los hubiera, siempre decía que el papel era tan sufrido que se dejaba poner lo que fuera. Igual que las RRSS.

Mentir permite al prójimo la libertad de elegir entre creer o caer en la mentira. Engañar envuelve a la víctima anulando su libre albedrío.

Si a mí me halaga ser reconocido por quienes me conocen sin necesidad de darme a conocer ante quienes me desconocen ¿Es inteligencia emocional?

El conflicto es una de las formas más genuinas de la convivencia. Gustavo Bueno “España frente a Europa”

El mundo real, post-paradisíaco, en el que alguien cometió un error y trató de inducir a los demás a incidir en otro análogo para reconciliarse consigo mismo.

Generalizar al emitir una opinión no es otra cosa que asegurarse de cometer múltiples errores y ofender a quienes por lo general no conocemos.funcionalismo filosofico

Respetar una opinión – estar dispuesto a admitir que otros la mantengan – no obliga a compartirla. Si la compartes has dejado de respetarla.

La prensa en la mente, como el capital en economía, debe realizar una labor social. Cuando se piensa con el corazón se hierra con la razón.

Cuando a la verdad la consideramos irreverente la travestimos bajo una edulcorante mentira. La socialización de la hipocresía está instalada.

El ecléctico puede llevar la sobrecarga de ser el enemigo común de todas aquellas ideologías cuyos elementos comunes trata de hacer confluir.

No hay titular de derechos que no sea objeto de obligaciones. Los tribunales garantizarán el respeto de aquellos y el cumplimiento de éstas.

Hay un sector seudo populista y cobarde que disimula su españolismo, su condición taurina, su socialismo histórico y aplaude el nacionalismo.

Solo se puede sentir la soledad cuando te hallas rodeado en medio de un tumulto. Cuando estás solo es cuando puedes constatar que eres único.

Ensimismarse mirando el propio reflejo ante el espejo, obstruye nuestra visión. Hay que abstraerse mirando por la ventana la cruda realidad.

Cuando la verdad formal en una sentencia está muy alejada de la verdad material en la realidad, lo de administrar justicia queda en entredicho.

Cuando uno se da mucha importancia, la puede desgastar tanto que corre el riesgo de perderla. Solo conservará la que le otorguen los demás.

En el fondo la verdadera tragedia de la vida está en tener que mantener la sonrisa ante la propia tragedia. Resulta desgarradoramente triste.

Las cuestiones morales implican un conflicto de valores que exige un uso cuidadoso de la razón. La obediencia a otra mente es muy peligrosa.

La función de la RAE con respecto al lenguaje es la de “pulir cera”. Darla es misión del vulgo. Las instituciones nunca crearon las lenguas.

Lo que antes fue futuro, hoy es presente y mañana será pasado, pero eso viene sucediendo segundo a segundo. Nada se detiene, todo es fluir.

Hasta que la humanidad no considere lo identitario como un accidente geográfico y no como un rasgo diferenciador no progresará adecuadamente.

Las verdaderas amistades peligrosas son las que mantienen tu amistad mientras sigan creyendo que ellas están por encima de ti, en casi todo.

Eliminar nombres de calles de corte sectario sustituyéndolos por otros, también sectarios pero de signo contrario ¿es o no un contrasentido?

Yo, como taurino de pro convencido y amante de los animales propongo que se le cambie el nombre a “Despeñaperros” por ser vejatorio para ellos.

Hace tiempo que he eliminado la palabra “podemos” de mi léxico personal. Ahora digo: podríamos hacer tal cosa o ir a tal sitio. Salud mental.

Si se tiene clara la abstención ante un posible nuevo gobierno y se afirma públicamente no puedo entender que se espere a la segunda vuelta.

No hay que temer a los fracasos. Casi todos son el germen de los futuros éxitos. El riesgo es consustancial a la vida, es su entorno natural.

La formación de un gobierno en minoría no debería depender del apoyo de los ideológicamente próximos sino del sentido común de los políticos.

Pues yo sigo pensando que el día que se desmantelen las fronteras de todos los países del mundo se acabará con el problema de la inmigración.

Si JM Aznar no resucitó al Montesquieu que remató Felipe, lo del control del poder judicial no era de izquierdas sino de partidos oligarcas.

Todos mis compañeros de partido gozan de mi amistad y simpatía pero no creo en la capacidad de algunos para gestionarlo al margen del nivel.

A los taurinos les pasa con José Tomas lo que a los antitaurinos con la tauromaquia: el sentimentalismo les deforma la realidad, se contagian.

Es preferible resistir a quien no soportas que soportar a quien no resistes. No es cuestión de conceptos sino de actitud ante el incómodo.

Ser libres de tener opinión propia es respetable pero no todas lo son. Hay quien fuerza la realidad para hacer prevalecer la suya sobre otra.

Si mantienes tu criterio ignorando que tu argumento es el más débil estás abocado a ser el perdedor en la dialéctica. Rectifica para vencer.

Mantener tu ética personal íntegra, protegida, a prueba de balas, te permite mantener un amor propio fortalecido resguardado de todo egoísmo.

El éxito requiere tesón y sacrificio, saber dónde debes invertirlo requiere claridad de ideas y mejor conocimiento de las propias facultades.

Aún no sé si lo mío es timidez o vergüenza pero sigo sin querer aparecer en listas electorales (internas o externas). Sigo sintiéndome libre.

Desde que está mal visto salir fumando en las series televisivas españolas todos salen bebiendo. El alcohol acabará sustituyendo al tabaco.

Deberíamos mirar al presente reflexionando sobre el recuerdo de lo que ha sido el pasado para ser capaces de proyectar un futuro más fecundo.

Cuando el de arriba prefiere ascender al amigo en lugar de al competente acabará pronto-tarde fracasando o cayendo en un espantoso ridículo.

La pasión por encontrar la verdad ha de ser mayor que el temor a afrontar las terribles consecuencias que en ocasiones conlleva encontrarla.

2007ElectionsCuando a un partido dictatorial le votan cinco millones de españoles la pregunta es ¿Se equivocan esos votantes, o son todos anti demócratas?

Solo la duda me ofrece garantías de veracidad. Lo dijo el filósofo, dudar es pensar y pensar es existir. La duda es el método, existir el fin.

Se tilda de políticamente incorrecto a quién expresa su opinión al margen del auditorio. No consideraré una invitación adonde no pueda serlo.

Cuando ante una situación clara alguien me dice que tiene que pararse a pensar no sé si es lento en el discurso o está meditando como mentir.

El indocto trata de imponer sus peregrinas convicciones ignorando los fundados razonamientos de quienes se apoyan en informaciones veraces.

Si tu protesta no la formulas en el lugar idóneo y en el momento oportuno, quedará como quejido de dolor en solitario que a nadie alcanza.

Alguna autoridad debería establecer sobre la obligatoriedad del uso de las cookies en la web que una vez aceptada ésta no fuera reiterativa.

Son tantos los españoles acostumbrados a pagar sin IVA y a mentir sobre la edad que les parece natural que los políticos mientan sin dimitir.

Aquellos que piensan distinto de mí no tienen por qué ser mis enemigos como algunos de los que piensan como yo tampoco son siempre mis amigos.

La excelencia está próxima a la utopía. La labor bien hecha, aunque con deficiencias, lo es siempre que no sea humanamente posible mejorarla.filosofia de la mente

La memoria es un gran instrumento al servicio del raciocinio al que podemos sacar mucho partido siempre que no se malgaste con banalidades.

Respetar a una persona es hablarle como a un ser humano libre, no como a un ser dependiente por su pertenencia a una determinada comunidad.

El papel de la cultura al presente debería consistir en proporcionarnos herramientas intelectuales para progresar y morales para sobrevivir.

Cuando no me pronuncio sobre un acontecimiento o propuesta no debe entenderse falta de atrevimiento o pusilanimidad, es solo desconocimiento.

Hay que permanecer en la duda para encontrar las respuestas necesarias, pero cuando uno empieza a comprender las cosas es hora de marcharse.

La historia, como hecho del pasado, hay que dejarla atrás. El progreso implica renovación y superación de viejos hábitos nada edificantes.

La libertad de conciencia no otorga al devoto de cualquier religión el derecho a coaccionar ni atentar contra nadie o a reclamar privilegios.

El equilibrio biológico se mantiene gracias a la depredación que unas especies mantienen sobre otras. Los humanos estamos fuera de ese control.

Los avances científicos han evidenciado muchas de las mentiras sobre las que se asienta la sociedad sin que por ello cambien los paradigmas.

La esencia de nuestro pensamiento se compone de lo que sabemos, de lo que creemos y de lo que deseamos, por ello es tan difícil ver la verdad.

Cuando afirmo algo o manifiesto una convicción, lo importante no es que lo que yo diga sea lo acertado, sino que coincida con lo que pienso.

La imaginación es una cualidad que conviene cultivar desde la razón y el equilibrio. Usada sin control nos puede llevar a un cataclismo.

Si consigues exponer tu idea o mensaje en 140 caracteres, sin necesidad de usar apócopes o letras viudas, demuestras gran capacidad creativa.

Si – por reivindicar lo que crees justo – creas una víctima, solo consigues que crezcan sus adeptos y que tu reivindicación devengue injusta.

Las ovejas no necesitan del pastor, es éste quien trata de conseguir un rebaño en el que ellas dejen de ser libres.

La inexperiencia nos lleva a correr riesgos innecesarios. La madurez nos proporciona serenidad ante el peligro. Pero no es cuestión de edad.

Cuando quien pretende defender las creencias, ideas o convicciones en las que honradamente cree, pierde la compostura, cae en el fanatismo.

Tomar decisiones a destiempo, tempranas o tardías, es como sembrar en terreno baldío. Antes hay que preparar el terreno, abonarlo y cuidarlo.

Toda convicción nace con la duda, florece con la reflexión y madura con la acción. Cultivar esta planta desarrolla el intelecto y la persona.

Cómo saber de antemano si una causa está perdida aunque esté sostenida empecinadamente por quien la abandera contra la opinión de la mayoría.

Solo los que han intentado pintar un cuadro, componer una canción o escribir una novela sin conseguirlo, saben del verdadero valor del arte.

En los círculos en que me muevo en política siempre estoy fuera del tiesto, nunca pienso lo que digo… ¿será porque solo digo lo que pienso?

Confundir la educada modestia de quien habla con su candidez, simpleza o ignorancia es un error en el que cae quien carece totalmente de ella.

Creo haber conseguido llegar a la vejez con la conciencia limpia, no obstante es conveniente mantenerla en remojo para evitar que se mancille.

Cuando alguien habla despectivamente de los españoles, lo hace de mí y si él lo es, también de él mismo. Solo él queda en entredicho. Yo no.

Quien, para destacar, trata de impedir que otras personas de su entorno destaquen por encima de él, ciertamente acaba destacando solo en eso.

Todos los políticos piden altura de miras unos a otros mientras cada uno sigue mirándose al ombligo. Y los que la tienen han sido expulsados.

De profundas dudas fructificaron mis más consistentes convicciones. A pesar de ello continúo dispuesto a reconsiderarlas permanentemente.

Ni la amistad debe condicionar mi capacidad de confluencia con la opinión del amigo, ni mi discrepancia con él debilitar una sólida amistad.

La palabra demagogia siempre ha tenido mucho más éxito que el vocablo democracia. Este último es muy popular, pero el que siempre se lleva el gato al agua es el otro.

No sé si la humanidad va a llegar a tiempo de explicar por qué estamos aquí, el porqué del universo, antes de que desaparezcamos como género.

Los que pudieron haber nacido y no lo consiguieron se libraron de la muerte. Los que finalmente nacimos ni siquiera nos libramos de la vida.

Quien tiene un sentido trascendente de la vida ignora que hay personas a las que es necesario sobornar para que le tomen en consideración.

El tiempo que necesitamos dedicar al ocio y al sustento, reduce sensiblemente la capacidad de reflexión para alimentar nuestro intelecto.

La vida es solo un parche entre dos infinitudes: el puente colgante que une el nacimiento con la muerte.

Vivimos en un mundo que pende del poder de las palabras y no de los actos donde lo que prospera es un falso lenguaje que cautiva a las masas.

La honestidad te garantiza la verdadera amistad. El verdadero amigo implica que esa honestidad se mantenga en un recorrido de ida y vuelta.

Los Entes Duales

Esta entrada es un fragmento de una obra más extensa que, a modo de cuento fantástico, escribí allá por el 2005 titulada “Al Sur de Heavenwide” y que pretende ser toda una metáfora universal de nuestra cosmogonía. Es el punto segundo del Capitulo II, el Inmnente Ensimismado, de dicho cuento.

Al igual que el Norte y el Sur, en la expansión preliminar aparecieron otras muchas esencias que, como aquellos, respondían al principio activo de la dualidad en los fenómenos cósmicos, eran los llamados entes duales. Estas substancias muestran inverosímiles personalidades – sin jamás llegar a la entelequia – y en el devenir de los ciclos ejercerán una trascendental influencia sobre los Condados del Sur y sus gentes. Pero antes de gozar de sus prerrogativas y traspasar las fronteras de Heavenwide debían presentar las Credenciales de sus propias Embajadas al Señor de Everything.

Esta fue la primera de las esporádicas ocasiones en que Lord Kosmos acudía, en su condición de Conde de Every­thing y Señor de Heavenwide, al Castillo de Everlanding, una espléndida fortaleza especialmente concebida para las grandes recepciones y los acontecimientos extraordinarios desde la que tenía lugar el acceso de todos los miembros de la Corte Suprema y de la Aristocracia de las tierras altas a los Condados de Every­thing. Everlanding tan solo era utilizada en esas raras ocasiones, permaneciendo el resto clausurada y estrechamente vigilada por The Warlikeless Army, el Ejército de la Nobeligerancia, compuesto por miles de miles de millones de soldados de infantería totalmente desarmados, que nunca entraban en guerra y cuya única misión consistía en garantizar la paz, lo que conseguían exclusivamente gracias a su inconmensurable número – nadie fue capaz jamás de establecerlo, ni siquiera de aproximarse a él en improbables estimaciones – lo que hacía inviable incluso la tentación de construir otro capaz de presentarle batalla. The Warlikeless Army, se hallaba estratégicamente diseminado por todo el orbe, muchas de cuyas unidades se concentraban en lugares específicos dando la apariencia, desde lejos, de verdaderas nubes de polvo cósmico. Su característica más exclusiva era el hecho de que sus unidades eran fácilmente visibles en la noche, desapareciendo de la visión y emboscándose durante el día. Pero todos sabían que estaban allí.

The Warlikeless Army se hallaba bien organizado en patrullas y condensaciones estratégicas que garantizaban la inmediata reacción y máxima eficacia en caso de necesidad. El lugar más destacado de estas condensaciones lo ocupa The Queen Nut ([1]), cuya misión consiste en reinar sobre The Warlikeless Army. Allí se la ve con el cuerpo extendido y cubierto con un gran manto constelado, formando un puente entre Oriente y Occidente que será reconocido como El Gran Río Celeste.

 

Nut, la Reina Virgen, madre de Usir,
enviará al mundo al primogénito de dios.
Por ello será ascendida a las Tierras Altas
desde donde protegerá

a los hermanos menores.

The Livingbooking (27, 12.6)

 

Lord Chamberlain, un apacible y sosegado jefe de protocolo, había permanecido desde siempre al servicio del Conde y era el responsable, en estas ocasiones, de tener a punto la Mansión de Everlanding, de seleccionar a todo el servicio – que era reclutado exclusivamente para atender cada recepción – y en definitiva de que todo funcionara en el momento preciso para conseguir adornar cada ceremonia con el boato y lucimiento que requiriese.

Una gran alfombra suave y mullida, vestida longitudinalmente con todos los colores – desde el infrarrojo hasta el ultravioleta – recorría todas las estancias por las que habían de discurrir los invitados. Su recorrido se iniciaba en los propios jardines que rodeaban la mansión, a la altura de un gran portalón que cerraba el muro que la bordeaba. Desde allí, cruzando delicadamente el césped, alcanzaba el templete que, a modo de solemne porche, se erigía ante la puerta principal del Castillo. Traspasando su suelo penetraba en el interior de la estancia y, cruzando las amplias antesalas donde se habían instalado los encargados de recepcionar y acompañar a los altos dignatarios, accedía a su interior subiendo pausadamente la gran escalinata que, en forma de un enorme arco de medio punto, llegaba hasta la planta primera donde se encontraba el Salón Imperial. La alfombra cruzaba en línea recta todo el Salón hasta morir a los pies de un engalanado sitial desde el que el Señor de Heavenwide recibiría a los ilustres embajadores de las Ciencias, las Letras, la Física, la Química, las Matemáticas y la Filosofía.

Y así recibió, en primer lugar, a Lady Lighting seguida a prudente distancia por Sir Darkness, que permanecía siempre a sus espaldas ya que éste jamás podría mirarla de frente. Nacieron simultáneamente, como una más de las manifestaciones de la expansión del “Inmanente Ensimismado” y aunque la una no podía existir sin el otro, el odio que Lady Lighting sentía por Sir Darkness no tenía límite. Éste la seguía a todas partes, huyendo de la estancia en que ella aparecía y penetrando cuando ella se ausentaba pero – rondándola de lejos – permanecía siempre alerta por si retornaba.

  • Señor de Heavenwide – se atrevió a expresar Lady Lighting – permitid que os presente. Yo soy quien hace resplandecer la verdad e ilumina las mentes, haciendo florecer las fuentes del conocimiento. Ante mí todo se torna evidente y limpio, sirvo de guía en el camino, doy protección a la honradez y amparo a las víctimas de persecución. Sin embargo Sir Darkness es zafio, ruin y huidizo. Aunque me sigue a distancia allá a donde voy, desaparece ante mi presencia con tal premura que me resulta de todo punto imposible alcanzarlo.
  • Señor, Conde de Heavenwide – abogó Sir Darkness – en realidad soy yo el que me siento perseguido por ella que solo busca mi destrucción y aniquilamiento, por eso tengo que permanecer alerta y vigilar continuamente sus movimientos para poder escapar a sus ataques.
  • Él es quien da cobertura a la falsedad y la ignominia, embota el entendimiento y oculta los caminos – terció Lady Lighting – acoge bajo su manto la delincuencia y la mentira facilitándoles escondrijo y protección. Es pues indigno de permanecer en vuestro Condado por eso yo le persigo, pero no para destruirlo ni aniquilarlo, sino para expulsarlo definitivamente de Heavenwide.

El anfitrión les recibió con cordialidad, sin apenas ocultar la mueca de hilaridad que brilló en su semblante al conocer sus cuitas.

  • Sabed que una de las más rigurosas leyes del universo radicará en vuestra permanente repulsa recíproca – les dijo en un amable aunque inflexible tono – pero a pesar de ello deberéis encontrar vuestras propias reglas de convivencia sin atentar cada uno con la existencia del otro. No olvidéis nunca que jamás podrá ninguno de vosotros destruir totalmente ni expulsar al otro sin que ello conlleve la absoluta y total aniquilación de ambos. Lady Lighting gozará del privilegio de preponderancia de tal manera que donde ella se encuentre no podrá permanecer Sir Darkness. En definitiva para que la verdad pueda brillar es necesario poder compararla con la oscura falsedad.

Ambos saludaron a Lord Kosmos y se despidieron de él con una acentuada reverencia y abandonaron el recinto inmersos en una intensa reflexión sobre lo que acaban de escuchar. Meditaron profundamente sobre la responsabilidad que se les había asignado y, absortos en sus pensamientos, dejaron de percibir su mutua presencia mientras recorrían, de retorno, la alfombra multicolor.

Lord Chamberlain dio paso, una vez se ausentaron Lady Lighting y Sir Darkness, a una dualidad que en el futuro gozaría de una extraordinaria popularidad entre los moradores del Sur de Heavenwide: Lady Goodness y Sir Wrongly. Aquella no daba cuartel a éste luchando por conseguir su total exterminio mientras él solo pretendía ganarle terreno a ella, conseguir su hegemonía en el juego del equilibrio, porque en el fondo presentía que no podía ni debía destruirla.

  • Señor – se anticipó Sir Wrongly – yo tan solo busco mi recinto, un reducto en el que desarrollar mis potencias y satisfacer mis necesidades, pero en modo alguno pretendo atentar contra Lady Goodness cosa que ella si se apremia a intentar conmigo hasta el punto de que hace de este fin el objeto de toda su existencia.
  • El destruye todo cuanto yo edifico – replicó Lady Goodness – no es posible mantener la paz con su presencia, genera odios y vanidades, altera la serena convivencia y corrompe lo limpio y sublime hasta destruirlo. Su presencia en Heavenwide tan solo reportará dolor y destrucción.
  • El bien solo tiene sentido si lucha contra el mal – les aseveró el Conde de Everything – por lo tanto es necesario que éste exista para que aquel tenga su espacio vital. Por ello si Lady Goodness destruye definitivamente a Sir Wrongly, el bien carece de razón de ser y se extinguirá con él, no obstante su misión consistirá en reducirlo a sus más mínimas guaridas y recluirlo para evitar su crecimiento y proliferación.

Saludaron igualmente al Señor de Heavenwide y, tras la protocolaria reverencia, abandonaron la estancia, ella con cierto semblante de preocupación y visiblemente indignada, mientras él protegía la expresión de su rostro evitando que se trasluciera la más mínima mueca de satisfacción.

En tercer lugar recibió a Sir Heating, en cuyas proximidades permanecía Lady Cooling y a la que su presencia siempre ponía en peligro. Nunca estuvo claro si era él quien rechazaba a ésta o era Lady Cooling la que no podía soportar la presencia de aquel. Lo que siempre quedó como incuestionable fue su proverbial incompatibilidad. No obstante entre ellos cabía una posibilidad de convivencia limitada. Ambos vestían largas túnicas acampanadas formadas por sucesivas franjas horizontales multicolor. La más elevada del manto de Sir Heating, que le circundaba cuello y hombros, era de un rojo vivo cuya visión podía resultar nociva a la vista. Desde ella las fajas iban de forma progresiva rebajando la viveza y el tono mientras aumentaban su perímetro hasta llegar a la sección más próxima al suelo – y por consiguiente la de mayor diámetro de alcance – que ostentaba un ligero rosa pálido. Por el contrario la franja superior de Lady Cooling era de un blanco intenso, refulgente, que disimulaba los pliegues del tejido hasta casi ocultarlo. Las demás bandas iban reduciendo la intensidad del blanco, entrando lentamente en azules pálidos, hasta alcanzar un suave azul celeste en la cenefa inferior.

  • Mi Lord – aseveró Sir Heating – mi labor se ve tremendamente mermada por las ingerencias de Lady Cooling. Allá donde yo proporciono energía y dinamismo viene ella y aplaca el vigor, adormece el estímulo y paraliza la actividad enfriando el ánimo. Os ruego humildemente que decretéis su destierro e impidáis su entrada en Heavenwide porque su presencia no traerá sino letargo y somnolencia coartando toda posibilidad al desarrollo de los acontecimientos.
  • Es él y no yo quién trae funestas derivaciones a todo cuanto impregna – se defendió Lady Cooling – en él todo se torna caduco y putrefacto, mientras en mi seno todo se preserva y permanece ya que a todo el que se refugia en mí lo protejo de sus agresiones. Es pues Mr. Heating quien debe ser desterrado, para que nada se deteriore y todo perdure.
  • Consecuencia del principio de dualidad de los entes preliminares es también vuestra lucha por la supremacía – esclareció el Señor de Heavenwide – recordad siempre que tan solo se trata de eso, de una lucha hegemónica. No la transforméis en antagónica. Solo las orlas inferiores de vuestras togas podrán entrar en contacto sin mayor peligro. Cada uno reinará por separado en su medio sin intentar desplazar al otro con violencia, pero podréis sustituiros en vuestros espacios cuando así convenga, pues ambos seréis útiles, e incluso necesarios, cuando las circunstancias lo requieran.

Ambos se sintieron reconfortados al pensar que los dos eran útiles y necesarios. Marcaron su reverencia y con aire de tibia dignidad recorrieron la alfombra iluminada de regreso a sus aposentos.

Tras ellos Lord Chamberlain franqueó la entrada Lady Noise y Sir Silent cuyas correspondencias eran similares a las de los anteriores, solo que la proximidad entre ambos era menos factible, se veían obligados a mantener las distancias para no interferirse, pero en estas condiciones eran capaces de convivir sin más.

  • Yo proporciono el sosiego, el aplacamiento, la serenidad, calmo la excitación, facilito el reposo y propicio la reflexión – expuso con pleno convencimiento Sir Silent – mientras que Lady Noise es perturbadora, altera el ánimo, incita la hiperactividad e interrumpe el proceso deductivo y sereno.
  • No es cierto – aseveró Lady Noise – yo contribuyo eficazmente a la armonía y la estética, mis cadencias y acordes van impregnados de euritmia, despierto la sensibilidad y agudizo el sentido de la sinfonía y después de haberme conocido ya nada será como antes para quien alcance el paroxismo de mis momentos de euforia.
  • Mientras Lady Noise sea capaz de mantenerse armónica y sin estridencias, Sir Silent permanecerá aislado en su intimidad – vaticinó con gran acierto el anfitrión – pero cuando ella rebase los límites de la cordialidad y alegre convivencia, Sir Silent abrirá su refugió para descanso y solaz de sus víctimas.

Tras un largo cortejo de esencias, portadoras de otras tantas duales sustancias, entraron en último lugar Sir Beginning y Lady Closure. Ambos se mantenían a la máxima distancia posible, en razón del lugar y momento en que su misión debiera desarrollarse. Entre ellos no se podía apreciar una lucha abierta. Sus concomitancias rondaban en torno a una circunstancia o fenómeno específico al que definían y concretaban, cada uno desde su perspectiva, sin estridencias.

  • Yo, Señor, solo pienso en abrir puertas, generar fuentes que desarrollen sus cauces e iniciar los procesos que dejan tras de sí caminos que otros puedan recorrer – afirmó con pleno convencimiento Sir Beginning -. Tras de mí Lady Closure va cerrando y taponando todo cuanto yo me esfuerzo en impulsar. Es destructiva y dañina y solo piensa en frenar todo cuanto está en marcha.
  • Mi actitud es necesaria y mi acción imprescindible. – mantuvo Lady Closure con entereza – Solo yo soy capaz de poner fin al desenfreno, al dolor y al sufrimiento. Sin mi intervención las catástrofes serían imperecederas y las plagas y las epidemias no tendrían fin. Debo estar ahí cuando se me necesite ya que todas estas desgracias tienen también su causa en Sir Beginning.
  • Sois la descendencia más directa de Mr. Space y Madam Stuff – precisó el Conde de Everything – y en Mr. Weather Oldtimer encontraréis, además del pariente más cercano, el aliado más fiel. Vuestra presencia se requerirá en todas las acciones y acontecimientos por los moradores del Sur de Heavenwide. Sir Beginning desplegó su máxima capacidad y potencia en el preciso instante en que se inició la expansión preliminar. Lady Closure mostrará todas sus posibilidades cuando el ciclo de los ciclos se cierre, cuando los pueblos del sur alcancen los talentos necesarios y suficientes para fusionarse con Los Pueblos del Norte.

 

Y aunque se odiaban a muerte,    amanecer-policromo
cada uno necesitaba del otro
para su propia permanencia.

The Wisdombooking (II, 5.16)

Una vez finalizado el acto, Lord Chamberlain permanecía en Everlanding Castle sin otra misión que la de dejarlo en condiciones para su clausura. Mandaba baldear sus interiores, retiraba los manteles y candelabros, desmontaba los cortinajes y extendía la alfombra multicolor a lo largo del jardín, rodeando todo el edificio. En cada una de estas ocasiones mandaba llamar a Mrs. Rain Cloudburst, la Dama del Cielo y huésped del Templo de Déndera, después ordenaba a todo el servicio, contratado exprofeso, que recogiera la iridiscente estera con el máximo cuidado y la desplegara por entrambos lados de Everlanding Castle, extendiéndola desde sus más altas almenas y la mantuvieran en tal posición mientras Mrs. Rain Cloudburst descargaba sobre ella su enorme caudal, hasta hacerla resplandecer con su máximo fulgor. Luego que Mrs. Rain había culminado su objetivo, el servicio sostenía la ilustre moqueta en tal posición hasta que se hubiera totalmente desecado.

Cada vez que uno de estos acontecimientos se celebraba en la Mansión de Everlanding, todas estas ceremonias tenían lugar de forma tan reiterada que, cuando las gentes de Heavenwide veían reflejados en el aura los destellos del infrarrojos al ultravioleta, sabían que Lord Kosmos había celebrado una recepción en su Castillo.

Agotadas las tareas de reordenación y limpieza Lord Chamberlain recorría una a una todas las estancias hasta asegurarse que nada había quedado por hacer en ninguno de sus interiores, luego procedía a atrancar cada uno de sus ventanales y cerrando con sumo cuidado y precisión el gran portalón de acceso al recinto, lo abandonaba pausada y silenciosamente dejándolo bajo la exclusiva y estrecha vigilancia exterior de The Warlikeless Army y de la Reina Nut.

 

([1]) La Reina Nut: Diosa del Antiguo Egipto, representaba el cielo. Suele aparecer como una mujer con el cuerpo arqueado y cubierto de estrellas. Engullía al sol cada tarde quien recorría su cuerpo y mostraba su forma renovada cada mañana. Hija de Shu (Dios del aire) y Tefnut (Diosa del agua), era esposa de Gueb (Dios que representa la tierra = Egipto), con el que tuvo cuatro hijos: Osiris (Rey de los Infiernos), Isis (Diosa  de la fecundidad), Set(Dios del Desierto) y Neftis(Protectora de los sarcófagos y los Vasos Canopos que contenían las visceras del difunto). Para completar la fábula del “epagómenos”, necesitaba un quinto hijo: Horus el Jóven, (hijo a su vez de Osiris e Isis), ya que Osiris también era conocido como Horus el Viejo. Ra, junto a la Diosa del Cielo, Geb y sus cinco hijos formaban la Enéada de la Heliópolis.

El Gran Rio Celeste que forma un puente entre Oriente y Occidente no era otra cosa que la Vía Láctea.

FLORILEGIO de Dimes y Diretes (recopilación de 2015)

Confucio creador de las AnalectasCerrado el 2015, creo necesario hacer la recopilación anual de las ANALECTAS o florilegios de JOEL HERAKLION. Con esta tercera edición parece haberse convertido esta publicación en algo ya tradicional, que prometo mantener, a ser posible de forma puntual, cada cambio de año. Los que me conocen y siguen saben que todas han sido publicadas antes en twitter y facebook.

Publicaciones anteriores:
Florilegios 2013Florilegios 2014

 

 

El destino no está en nuestra mano pero podemos propiciarlo. Si buscas lo que deseas que suceda, bueno o malo, será más fácil encontrarlo.

Cuando no impera el sentido común, termina por imponerse la iniciativa de aquellos a quienes menos les interesa que prospere dicho sentido.

Hay una radical diferencia entre comunicarte para expresar tus convicciones y conquistar la popularidad con tus opiniones más extravagantes.

Estar de acuerdo con la tribu es más por razones de seguridad global que por coincidencia con sus convicciones. Falta de pensamiento crítico.

Los muros de la mente son de runas de creencias religiosas, políticas y mediáticas. Nos ayudan a apuntalarnos pero nos impiden ver más allá.

Convertir al enemigo, al malvado o al delincuente en mártir no es garantía de lograr con ello su impopularidad ante los demás conciudadanos. Crear mártires nunca fue rentable para los verdugos.

Libertad es poder hacer lo que está permitido. Si se pudiera hacer lo prohíbido ya no habría libertad; los demás también tendrían esa facultad.

Hay que tener cuidado en no confundir el que nadie es imprescindible con aquellos que son muy recomendables.

Si buscas al culpable los tiernos lo encubrirán. Si buscas soluciones sus víctimas lo evidenciarán. Pon la solución, el castigo vendrá luego.

La fidelidad a mi pareja solo mientras dura el amor. A las ideas solo hasta que constate que estoy equivocado. Nada es para siempre.

Mientras sigas pensando que los que se equivocan son los demás, no estarás en condiciones de corregir tus propios errores.

La política es una actividad noble, pero nunca puede ser una profesión.

El malvado que engaña a un bondadoso se cree el más inteligente. Nada que ver la maldad con la inteligencia ni la bondad con la estulticia.

Desconfía de quien te ofrece su ayuda para solucionarte conflictos o problemas que él mismo te ha creado.

Tanto el éxito como el fracaso son valoraciones humanas siempre subjetivas y frecuentemente erróneas. Ambos son efímeros y transitorios.

Dicen que todos tenemos un precio. En cuanto a mí no sé si es que soy muy caro o que no le intereso a nadie. Aún no he encontrado el mío.

El término alienígena es el status más elevado del sentimiento identitario que la humanidad debe superar, si no el desencuentro está servido.

emigrantesCuando camino por un sendero transitado por una inmensa mayoría de personas, lo primero que me pregunto es ¿quién nos ha conducido hasta él?

Iguales y diferentes; el antónimo de la igualdad es la desigualdad y el contrario de la diferencia es la homogeneidad.

Los diplomáticos son personas a las que no les gusta decir lo que piensan, a los políticos no les gusta pensar lo que dicen.

Karl_Popper

                       Karl Popper

La confianza en la ciencia hay que tenerla desde la óptica de Karl Popper: es solo un camino. La fe religiosa depende de cada uno, es relativa.

Un pasado no superado es un presente no disfrutado. Y un futuro abandonado.

Una fuerte convicción del poder: no decir la verdad sobre las realidades económicas de hoy en día. La gente no lo soportaría.

No es fácil entender el doble sentido de las declaraciones de los políticos sí careces de la malicia con que las piensan. Un civil sin malicia.

Antes de decidir que alguien te va a oír reflexiona sobre si te va a escuchar. No malgastes tu tiempo ni tu energía inútilmente.

Primero nuestra familia, luego mis vecinos, mis conciudadanos, mis compatriotas, al final todos los seres humanos.

El mantenimiento de tu prestigio, en un debate abierto, va a depender de tu capacidad de reconocer válido el discurso de otros contertulios.

La idea, el concepto que bulle en nuestra mente, tiene volumen: es tridimensional. El lenguaje con que la expresamos es plano: es bidimensional.

La singularidad de cada uno de nosotros nos iguala a todos.

Aunque la mayoría de políticos son un problema, la política NO ES el problema. Es necesario que toda la ciudadanía se implique en política.

El saber es un espacio universal donde todos podríamos coincidir, sorbiendo frutos de él sin medida y sin fin: la salvación de la humanidad.

Cuando hablamos de “los demás”, nosotros mismos somos también sus “demás”. La cultura y la gestión del prójimo son cruciales para el futuro.

Los valores esenciales alcanzan la universalidad, más allá de las fronteras. Mientras, soportan una diversidad de expresiones culturales.

Entre las “civilizaciones humanas” están las naciones, las etnias y las religiones. La “civilización humana” es esa aventura en que estamos.

Es penoso que aquellos a quienes les has dedicado parte de tu tiempo te olviden, pero más triste es aún que te ignoren.

Si no se hacen ocho apellidos de los 15 territorios restantes pensaré que solo se trataba de potenciar los nacionalismos independentistas.

A mi edad ya he hecho casi todo lo que tenía que hacer. Tan solo me metí en política para ayudar a los demás a hacer lo que les queda por hacer.

El dominio de la lengua no hace literatos, el de los colores no hace pintores. La dialéctica no basta para ser políticos: necesitan talento.

Desde luego no siempre mi criterio coincide con el de mi interlocutor, pero es demasiado frecuente que él piense que el equivocado soy yo.

Lo trascendente se camufla a menudo como banal, mientras lo superfluo se presenta tantas veces como primordial. Escala axiológica alterada.

Lo laico no es caer en lo irreverente es estar más allá de lo religioso, no más acá. Implica respeto a cualquier culto incluso la falta de él.

Para trabajar por lograr un objetivo hay que mantener la esperanza de conseguirlo pero para mantener esa esperanza hay que seguir trabajando.

Actuar responsablemente es la mejor manera de evitar tener que hacer frente a responsabilidades. No intentes ir más allá de tus capacidades.

El ensimismamiento, el desviar la mirada, nos impide ver lo que tenemos delante.

Primero se dice lo que se dice, luego se hace lo que se hace, pero pocas veces se hace lo que se dice. En política se entiende.

La conducta educada se observa en presencia del prójimo, el civismo se practica solo, sin necesidad de testigos.

Entre dirigir y mandar hay la misma distancia que entre lo racional y lo arbitrario.

Por humildad siempre me sitúo un peldaño por debajo de mis interlocutores pero la soberbia de muchos de ellos evidencia mi lamentable error.

Mi esposa es lo suficientemente independiente para no aceptar una propuesta mía sin antes asegurarse por sí misma de que es acertada y lo suficientemente inteligente para que yo acepte las suyas sin necesidad de comprobarlo.

EL ESPAÑOL Y EL DESTELLO DE IDENTIDAD

Hoy he recibido una información que sinceramente desconocía aunque, quizá con un poco de perspicacia por mi parte, la hubiera podido intuir.

 En estos días de vacaciones en que los que todavía llevan a sus espaldas el peso de la crisis se ven forzados a distraerse visitando a la familia y recorriendo las playas de cercanías he tenido ocasión de compartir un fin de semana con mi familia maña. Dado que en Zaragoza tampoco hay playa, la costa valenciana es un buen lugar donde gozar de la familia – colchones al suelo si hace falta – y del acogedor brillo de las playas con bandera azul que aquí disfrutamos todavía.

 Durante alguna de las sobremesas que hemos compartido ha sido inevitable hablar de política, el escándalo Pujol y el fenómeno Podemos la han puesto de moda. No debería ser necesario encontrarnos en situaciones tan extremas para que hablar de política fuera algo habitual, pero si al final sirven para compartir posturas, contraponer opiniones y esclarecer las mentes, no voy a decir que bienvenidas sean pero sí bien aprovechadas.

 Entrando pues en materia, se abrió un amplio debate sobre la situación política española en toda su amplitud, abarcando áreas tan difusas y distantes como el estatuto de los funcionarios públicos, la carrera del cuerpo policial o la igualdad del valor del voto.

 La superación del bipartidismo ha sido punto de coincidencia entre los contertulios, pero las opciones nacionalistas y los extremismos, tanto de derechas como de izquierdas son también opciones no gratas (Pujol y Podemos entran evidentemente en este paquete). Llegados al punto álgido en que esta clase de debates suele derivar con frecuencia, surge la cuestión de a quién votar.

 La familia maña, que conoce perfectamente mis declinaciones políticas [i] tiene claro que tengo claro que los planteamientos upeydianos son aquellos que mejor perspectiva me ofrecen ante la compleja serie de cuestiones de fondo y aún de forma de que adolece la política española de los últimos veinticinco o treinta años.

 Em03_1382_VLC_nrdY he aquí que por uno de los contertulios venidos de la capital maña se argumenta lo siguiente: “Claro que es una alternativa que cabe considerar, pero cuando oigo decir a esta opción política que apoya que el “Corredor Mediterráneo” discurra por la costa sin considerar su paso por Zaragoza para seguir hacia Francia, pues también me planteo si ésta es mi opción de voto o no”.

 No sería acertado quedarnos en lo superficial de la cuestión sin entrar en lo profundo del problema. Me consta que este interlocutor se siente profundamente español, aunque maño, nada nacionalista y menos aún independentista, pero si el corredor mediterráneo ha de pasar por Cataluña y “me ha de hacer pagar peajes por cruzar su territorio, sería mejor para todos que su trayectoria se derivara por Aragón”.

 Claro que, cuando expongo la consideración de que este corredor constituye hoy un ambicioso proyecto de calado europeo, propiciado por el FERRMED, asociación fundada en 2004, cuyo fin es la promoción de un corredor ferroviario transeuropeo que incluye el corredor mediterráneo y que abarca desde Algeciras hasta Estocolmo (el eje Algeciras-Estocolmo alcanza los 3.500 kilómetros, conectando a 245 millones de ciudadanos, el 54% de habitantes de la Unión Europea y el 66% del producto interior bruto europeo) y que con este trazado se propiciaba que sirviera de conexión entre todos los puertos de mar de la costa mediterránea española, como puntos clave de descarga de mercancías transoceánicas o transmediterráneas, entonces la visión del fenómeno osciló.

 No nos quedemos en el detalle, en lo accidental o coyuntural.

 ¿Dónde radica para mí el meollo de la cuestión? pues en la siguiente consideración: resulta que nos encontramos con ciudadanos que se consideran indudablemente españoles, incluso europeos, pero que cuando se trata de algo que “no va a pasar” por su terreno, por su patria chica o por su territorio autonómico, llámese corredor mediterráneo o transvase fluvial, entonces aparece – cual epidemia vírica – la cuestión identitaria: eso lo quiero para mi tierra y no quiero pagar canon de transito por tierras de otros.

 En ese momento queda en entredicho lo español, lo verdaderamente importante, lo que mejor puede redundar en beneficio de todos los españoles, sean andaluces, valencianos, aragoneses o catalanes y es que, lo he dicho en otras ocasiones, los grandes conceptos de lo autonómico, el manejo de la diversidad territorial de España y de sus ciudadanos, cuando no se les sitúa en sus justos términos, deriva en actitud discriminatoria: [ii]

 Esta es sin duda una de las grandes batallas que tenemos pendientes de librar, si queremos que algún día sea posible una España en la que no exista diferencia alguna de derechos, ni en sanidad, ni en educación, ni en libertades, ni en justicia en la que aprendamos que no importa dónde se ubican los factores de producción de riqueza si ésta redunda al final en beneficio de todos los ciudadanos cualquiera que sea el territorio donde se hallen, que tengamos claro que el derecho lo es del ciudadano y no del territorio, que de lo que se trata en política es de derechos y no de sentimientos.

No debería ser tan difícil de asimilar y comprender.

 

[i] Expresado en términos de la acepción del DRAE de la palabra “declinación” como: caída, descenso o declive.

[ii] “El fenómeno identitario no es sino el germen de la actitud discriminatoria, la cual se presenta cuando ponemos límites y fronteras al grupo con el que nos hemos identificado.” https://joelheraklion.wordpress.com/2010/10/25/mistica-y-ascetica-identitaria/

 

 

FLORILEGIO de Dimes y Diretes (Recopilación 2014)

He considerado necesario abrir un nuevo “hilo” de esta especie de monólogo retrospectivo y conciliador. Retrospectivo porque me permite una nueva visión (revisión) de mis experiencias vividas y conciliador porque me ayuda a encontrar un camino por el que convalidar y asumir los errores cometidos.

disciplina

La decisión meditada nos aproxima al acierto en la misma medida que la atolondrada al error, pero ninguno de los dos está garantizado.

Las reglas de libre mercado de oferta y demanda no deberían ser útiles en política. Aquí solo debería imperar el sentido común y la lógica.

Actuar responsablemente es la mejor manera de evitar tener que hacer frente a responsabilidades. No intentes ir más allá de tus capacidades.

Al que resiste en solitario lo protegen dos baluartes: la verdad y la palabra mantenida. Se equivoca quien piense que son defensas debiles.

Primero se dice lo que se dice, luego se hace lo que se hace, pero pocas veces se hace lo que se dice. En política se entiende.

La conducta educada se observa en presencia del prójimo, el civismo se practica solo, sin necesidad de testigos.

Algunos, al toparse con su propio error, responden con el silencio en lugar de: “Tienes razón, me he equivocado”. ¿Tan dificil es decirlo?

No es lo mismo ser ciudadano que súbdito, éste vive quejándose pero sometido sin hacer nada. Aquel eleva la voz y actúa en consecuencia.

En democracia el riesgo de que triunfen opciones nocivas o tóxicas radica en que obtengan el apoyo de demasiadas víctimas de la corrupción.

Es imprescindible una reforma seria de la tipificación del delito fiscal.

El precio de la cobardía es demasiado alto.

La única posibilidad que es patrimonio exclusivo de la mente humana es la búsqueda de la aproximación a la realidad.

España se ha convertido en un país de estrambote y astracán.

Entre dirigir y mandar hay la misma distancia que entre lo racional y lo arbitrario.

Oidas las noticias acabo hasta las barbas de Atila de las mentiras de los “unos” y hasta el gorro de Gengis Kan de las de los otros mongoles. (17/o9/14)

Es hora de que nos saltemos la ilegalidad del independentismo catalán.

Lee mucho, quédate con poco y piensa más

Por humildad siempre me sitúo un peldaño por debajo de mis interlocutores pero la soberbia de muchos de ellos evidencia mi lamentable error.

Los iluminismos que triunfan acaban por llamarse Revolución. Por aquello de que quien no es libre idealiza siempre su propia esclavitud.

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos y el que los tuviere a ellos de su parte será señor de un mundo entero: Baltasar Gracián.

El ingenio hay que dosificarlo. Si se abusa de él se descafeína.

Es hora de que dejemos de ver como natural lo que es corrupto y éticamente rechazable. NoACERCA DE LA ESENCIA VITAL nos inmunicemos.

El conflicto social del aborto requiere encontrar el punto de equilibrio entre el fundamentalismo democrático y el fundamentalismo religioso.

Ante la encrucijada entre oligarquía y populismo, ni el oligarca ni el populista defenderán el derecho a la libre determinación del individuo.

Para alcanzar el equilibrio sosegado de la vejez, tras el remanso de la madurez, hay que comenzar con el atolondrado impulso de la juventud.

No niego que me guste mandar si alguien me otorga el mando, es la raíz del término mandato. Si lo tomo directamente entonces es usurpación.

El tiempo es una cultura cuya historia sigue abierta a interpretaciones y a la que construimos con nuestras investigaciones.

Los diputados en los Parlamentos no son “sector público” son la representación de la voluntad política de los ciudadanos.

El lenguaje altera las circunstancias de la percepción, ordena los datos de la experiencia, los codifica y cimienta una concepción del mundo.

La carencia de una perspectiva clara de mejorar la realidad presente, es la causa principal de la desmotivación y desaliento del ser humano.

 Es hora de que dejemos de ver como natural lo que es corrupto y éticamente rechazable. Convivir con la inmundicia no nos debe inmunizar.

Cualquier gregarismo es el refugio de la mediocridad, aunque se trate de justificar por la fidelidad debida a alguien.

Cuando se habla de los “derechos y deberes” de los animales domésticos, me pregunto: ¿podrán exigirlos ante los tribunales? ¿podremos exigirles sus deberes?

Y en cuanto a Igualdad Animal, su mensaje: ¡queremos animales vivos! ¿los peces y crustáceos marinos, también? ¿Debemos convertirnos en vegetarianos o veganos? Y yo me pregunto, los vegetales y las plantas, ¿no son seres vivos?

Solamente los solitarios buscan la verdad y rompen con quién no la ame lo bastante. Boris Pasternak (Dr. Zhivago).

Algún día el pueblo dejará de ser “el pueblo” para convertirse en la ciudadanía. Mientras no lo consiga no saldrá de su proscripción.

Nos hallamos en una encrucijada entre la oligarquía y el populismo. Nunca el oligarca o el populista defenderán el derecho a la libre determinación del individuo.

Los intelectuales siempre han tentado meterse en política, consiguiendo que la política acabara metiedose con ellos.

El wikipedismo se ha instalado. Cualquier afirmación publicada en twiter, facebook, google+ o wikipedia es asimilada como publicación veraz.

MISTICA Y ASCETICA IDENTITARIA

Stephen HawkingEn filosofía, la identidad es la relación que cada entidad mantiene sólo consigo mismo (Robert Audi: The Cambridge Dictionary of Philosophy). Lo místico, derivado del término griego “místikós” (cerrado, arcano o misterioso) es una actitud contemplativa, no racional, que en el uso cotidiano puede ser atribuida a distintas entidades, así hablamos de una mística pagana, una mística cristiana, una mística española, una mística religiosa, una mística teológica… En teología la ascética es la práctica de ejercicios o métodos para alcanzar ese estado místico o contemplativo. Así el yoga no es sino una ascesis que pretende ayudar a alcanzar el máximo estado místico del budismo: el nirvana.

En la relación cotidiana con nuestros semejantes, de manera impremeditada la mayoría de las veces, a través de la categorización nos situamos a nosotros y a los demás dentro de categorías: etiquetar a los demás como rubios, turcos, musulmanes, futbolistas, calvos o melenudos son formas de decir otras cosas acerca de ellos. Otra actitud que desarrollamos instintivamente es la identificación mediante la cual nos asociamos con nuestro grupo para reafirmar nuestra autoestima y establecemos la inmediata comparación con los demás grupos buscando el sesgo favorable hacia aquél con el que nos sentimos identificados. Estas prácticas de categorización, identificación y comparación constituyen propiamente la ascética que nos lleva de la mano a la contemplación mística de lo que se entiende por distinción psicosocial: que se presenta cuando deseamos que nuestra identidad sea a la vez distinta de y positivamente comparable con otros grupos. El fenómeno identitario no es sino el germen de la actitud discriminatoria, la cual se presenta cuando ponemos límites y fronteras al grupo con el que nos hemos identificado.
No habría nada que objetar, si mantuviéramos la pertenencia a un grupo a los únicos efectos de interrelación humana, social, racional, no excluyente, sin perder de vista que aquel grupo en que, de forma primaria, nos situamos no es sino un eslabón de la cadena formada con otros más amplios, con los que fácilmente podemos seguir identificándonos. Cabría hablar así de una mística y una ascética identitaria que no quedase estancada, que “progresara” ampliando el círculo, el perímetro, el radio desde el centro geométrico del que se parte que es el individuo. Así yo soy nacido en Ruzafa, “la terra el ganxo”, una alquería de origen andalusí cuyo nombre significa “jardín” y que hasta 1877 constituyó municipio independiente del de Valencia, por ello puedo afirmar que soy “ruzafeño”. Pero a partir del momento en que aquel municipio, junto con otros poblados del sur que lo integraban, desde el Faitanar hasta el Saler, el Perellonet y la Albufera, pasaron a formar parte del término municipal de Valencia, es evidente que yo soy valenciano. Es así que Valencia se halla en la Comunidad Valenciana, pues debo reconocerme como ciudadano comunitario valenciano. Si seguimos el enlace, se verifica que soy español, y en cuanto alarguemos el radio de mi circulo identitario resulto ser europeo, ciudadano del continente eurasiático y ciudadano del mundo. Por si algún día mis descendientes constatan que hay vida inteligente en otros planetas, dejaré dicho que me identifiquen como ciudadano del universo.
El problema nace cuando en el síndrome identitario se inoculan los virus del narcisismo, a saber: el nepotismo, el chauvinismo, el clientelismo, la xenofobia, etc. virus todos ellos que provocan que en esa comparación ascética busquemos el sesgo favorable, hasta encontrar la distinción psicosocial, es decir, la discriminación por rangos, cualesquiera que estos sean, el “conservadurismo” en suma. Para Stephen Hawking, en su obra interactiva digital “Vida en el Universo”, no existen demasiadas diferencias entre un virus biológico y uno informático, ambos necesitan de un conjunto de instrucciones que indican al sistema como sustentarse y reproducirse, los genes, y un mecanismo para ejecutar tales instrucciones, el metabolismo. Para Hawking el virus informático es más bien una forma degenerada de vida pues solo contiene las instrucciones o genes, pero no el metabolismo en si mismo ya que se limita a reprogramar el ordenador o célula anfitriona. Para él dice mucho el hecho de que la única forma de vida creada por la naturaleza humana haya sido algo meramente destructivo. Existen todavía otras clases de virus igualmente destructivos que están por identificar, los ideológicos.
El Estado de las Autonomías instaurado en España desde la Constitución de 1978, en sí, no debía generar ningún problema salvo el desafortunado invento de los dos caminos para alcanzar tal autonomía: el art. 151 y el 145. Pero salvada esta circunstancia, nada hacía presagiar lo que ha venido después. Sin saberlo, sin advertirlo, los virus narcisistas se han ido infiltrando en las convicciones de “casi todos”, hasta el punto de que para algunos consumir productos alimenticios, agrícolas o ganaderos, de zonas geográficas colindantes o distantes de la propia es poco menos que denigrante. Tales virus no han sido inoculados en nuestro organismo ni en nuestros ordenadores, sino en nuestra mente, en nuestras conciencias, en nuestras creencias, en nuestras ideas, cegando nuestro entendimiento y elevando a categoría de lógico o normal comportamientos de talante discriminatorio, mientras que por otro lado esas mismas voces entonan el cántico a la igualdad y a los derechos humanos. La distinción psicosocial (discriminación) cohabita impúdicamente con la constante apelación al derecho constitucional de igualdad ante la ley y para algunos – demasiados – no supone ningún problema llevarla encima como si de su uniforme de trabajo se tratara.
Es ineludible investigar en la búsqueda de retrovirales efectivos que nos ayuden a recuperar la sanidad mental y el equilibrio ideológico, dando a lo identitario la máxima amplitud de miras, removiendo fronteras ideológicas y derribando límites de conciencia. Es imprescindible devolver a la humanidad la convicción de que la ciudadanía va más allá de su círculo inmediato, más allá incluso de las fronteras geográficas, reconociendo nuestra pertenencia al único grupo posible, el ser humano.
Supongo que más de un lector se ha quedado esperando que hablara de los nacionalismos. Es evidente que, por implícito, resultaba innecesario.

Joel Heraklion Silesio